Política

“Intereses de un periodismo roto.” Por Martha Zamarripa @m_zamarripa

Por Martha Zamarripa | Lunes, 23 De Noviembre Del 2020. Embajadora de México en Belice. Twitter @m_zamarripa

En la conferencia matutina de Andrés Manuel López Obrador una indignada voz refutó algunas inexactitudes en que incurrió el diario español El País para atacar el manejo de la pandemia del gobierno mexicano. En un reportaje titulado “100 mil muertos en México: Radiografía de un país roto”, esa voz no era la del Presidente sino la del dueño de una cuenta de Facebook, Juan C. Bonet, quien defendió a capa y espada a su gobierno y exhibió, punto por punto, la falta de rigor periodístico del medio ibérico. Su reclamó lo basó contrastando la situación de España.

No es este el único periódico extranjero que se ha distinguido por sus continuos ataques contra la administración actual, que revelan una extraña coincidencia cuando muchos de ellos se refieren a la defensa de cuestionados contratos millonarios de empresas españolas (como Iberdrola, Repsol y OHL), cuyas operaciones poco transparentes no habrían podido fructificar sin la autorización de presidentes mexicanos.

Aunque en apariencia el tema es la pandemia, el interés de fondo que defiende el diario ibérico es sobre las inversiones de empresas españolas. Hace cinco meses, en junio, el Presidente López Obrador reveló que Iberdrola, desde 1999, “compró o construyó el mayor número de plantas que generarn energía eléctrica” y que habría recibido apoyo del expresidente Felipe Calderón y de la exsecretaria de energía Georgina Kessel, además de tener el respaldo de medios de comunicación como El País, “que defiende a estas empresas”. Aclaró, además, que habla así de Iberdola, “con transparencia porque tengo información de que son ellos los que están promoviendo esta campaña, pero no abiertamente. Y tengo que decirlo: que el Pueblo se entere”.

Nuestro país ha sido tierra de conquista y de saqueo por la voracidad de naciones que vinieron a llevarse sus recursos naturales. Peor que el despojo de los extranjeros ha sido la deplorable complicidad de mexicanos que, desde la intocable Presidencia de la república, entregaron bienes de la nación sin haber sido nunca acusados de traición a la patria. Lo novedoso en las guerras contra gobiernos son las letales armas mediáticas, que han probado su eficacia.

El problema del cambio es que, bajo la óptica de quienes ya estaban acomodados en regímenes altamente corruptos, no debe existir; la muy arraigada costumbre se niega a retirarse del nuevo escenario político. En los años anteriores a Adolfo López Mateos (1958-1964), los intereses que siempre tienen nombre y apellido habían sostenido tersas y corruptas negociaciones con otros gobiernos mexicanos que lo precedieron. Si se ha olvidado que hubo presidentes como López Mateos (que defendieron los intereses nacionales de una mayoría de mexicanos que vivía a oscuras, alumbrándose con velas pues su industria eléctrica servía a extranjeros) hasta que la regresó a la nación, menos recordaron a Lázaro Cárdenas (1934-1940) cuando en 2013 pactaron la Reforma Energética.

El problema ahora es que cincuenta y seis años después de López Mateos ha llegado otro presidente con la dañina y peligrosa convicción de defender lo que es de México. Tienen una oportunidad que intentan agrandar pues saben que no es sencillo revertir el nivel de abuso y corrupción que aún ahoga a nuestro país y a su gente. López Obrador incomoda mucho por poner un alto a sus pretensiones, como lo hicieron Cárdenas o Juárez, y es así como El País publica información con interés de parte en reportajes que llaman poderosamente la atención al criticar a México en un tema donde las cifras españolas son aún más graves.

Algunos países han tenido mayor éxito que otros en su manejo de la crisis de salud, pero ni los países más desarrollados han salido inmunes. El País parecería asumir que nadie voltearía a revisar las cifras de España, mucho más alarmantes que las de México.

La campaña del diario no puede disociarse del asunto de los contratos firmados en pasadas administraciones con empresas españolas. Sobresale entre sus pares porque acusa a México de un mal manejo de la pandemia, como si no estuviera al tanto de lo errónea que ha sido la conducción en su propio país. Aunque existan, no parecerían ser los más idóneos para subrayarlas. Sus resultados han sido, lamentablemente, de los más desafortunados entre los países europeos. España ocupa el segundo lugar solo después de Italia. Si El País decide que puede referirse a México como “un país roto” de acuerdo con su radiografía por los casos de covid-19, elude el más elemental análisis con respecto a su propia nación.

El señor Juan C Bonet ha dicho: “Por supuesto que es una tragedia y cada muerto es una historia y una familia rota que merece nuestro respeto, pero ¿de veras (sic) nos van a llamar rotos con las cifras que tienen en su país? Con la gestión de pandemia que ha hecho la Comunidad de Madrid dejando morir ancianos en sus asilos y siendo casi una ciudad en estado de sitio, ¿de verdad se atreven a llamarnos un “país roto”?”. El tema es que, para poner en la mira a México, tendrían que haberse comparado los adversos números de otros países. No se pasa por alto la complicada situación mexicana por la numerosa población y enfermedades crónicas, otros se enfrentan a tener una población más vieja. ¿Qué países merecerían el título de “país roto” como se ha calificado a México si son comparados con la realidad de la pandemia en otros España incluida?

España tiene 47 millones 329 mil 981 habitantes, población infinitamente menor que la de México con 127 millones 090 mil habitantes. Es decir, nuestro país lo supera en población por 79 millones 760 mil 019 habitantes. Centrar una investigación en que México ha rebasado los cien mil muertos es una cifra que, si no se relaciona con su número de habitantes para medir los decesos en términos porcentuales, es un dato incompleto y manipulado. El 20 de octubre España alcanzó un millón de contagios, cifra a la que llegó México tres semanas después, pero con 170% más de población.

España se sitúa como el país europeo con peores datos como resultado del su manejó de la pandemia. En contraste, y pese a su numerosa población, México es rebasado por varios países de América Latina pero también de Europa y del resto del mundo. A su vez España, ha presentado por más tiempo el segundo número de contagios entre los países europeos (superado sólo por Italia). El 20 de octubre llegó a un millón de contagios en tanto que México rompió esa “barrera psicológica” hasta el 14 de noviembre, pero con 170% más de habitantes. Para el 21 de noviembre España alcanzó un millón 556 mil 730 de contagios mientras México tiene un millón 25 mil 969 confirmados. España, a su vez registra 42 mil 619 muertos; porcentualmente su cifra es mucho mayor que la mexicana pues, aclaran autoridades de Salud, los casos deben medirse por millón de habitantes. México registra 100 mil 823 muertes.

De acuerdo al conteo del 22 de noviembre, México salió de la lista de países con más contagios, mientras que España se mantiene en el sexto lugar mundial (en orden descendiente: 1) Estados Unidos, 2) India, 3) Brasil, 4) Francia, 5) Rusia, 6) España, 7) Reino Unido, 8) Argentina, 9) Italia y 10) Colombia). Según este más reciente conteo ahora España superó en contagios a Italia.

Aunque sea el tema del reportaje, no se trata de la pandemia, sino de presentar a México como incapaz de hacer frente a sus problemas. Lo que se omite es que el actual gobierno es el obstáculo para mantener la misma inequitativa relación. La revisión de contratos millonarios autorizados por varios gobiernos mexicanos, no sólo priistas sino también panistas, al margen de la ley en condiciones desventajosas para México convirtió en certeza la sospecha.

En junio, AMLO sostuvo desde la conferencia matutina que se ha querido afectar a la Comisión Federal de Electricidad (CFE), pero al referirse a las empresas españolas beneficiadas por expresidentes anticipó: “No vamos a expropiar, no vamos a hacer lo que hizo ese buen presidente López Mateos en 1960, que nacionalizó la industria eléctrica, no. Pero vamos a revisar los contratos.” Fue más allá y declaró que si es necesario “Claro que vamos a litigar, vamos a defender la hacienda pública, vamos a defender los intereses de la nación”.

Juan C. Bonet publicó su indignación dirigida al diario español: “Les recuerdo, señores de El País, que aquí nunca se saturaron los servicios de salud y las autoridades trabajan día y noche para expandir capacidades y dar un servicio sanitario público y digno”.

Es inevitable entonces repasar las anteriores publicaciones de El País donde el tema tratado ha sido económico, como los contratos que ahora son cuestionados bajo la lupa de las leyes mexicanas, y que ellos defienden porque la discrecionalidad sexenal les resultó lucrativa.

Es larga la lista de periodos oscuros de gobernantes mexicanos que entregaron los bienes de la nación. Hay mucho que se puede revisar al menos para denunciarse. En la fecha que se conmemoraba el 20 de noviembre, el señor Bonet expresó en su mensaje:

A los involucrados, el Presidente los mencionó por sus nombres: “Calderón, además de Iberdrola, tenía a Repsol también como favorita; Peña Nieto, a OHL, otra española. Por eso no le gusta a El País lo que está pasando [en México]”. De igual forma, se refirió a las empresas canadienses y comentó que pidió al primer ministro Justin Trudeau intervenir para que paguen sus impuestos.

En México, el tema es el frontal combate a la corrupción y seguirá en esa batalla. Pese a todos los reportajes que publiquen, la corrupción seguirá siendo atacada. Y los “buenos presidentes” que se ponían a modo, si ya no pueden ser juzgados por traición a la patria que al menos queden señalados por la historia.

Por Martha Zamarripa | Lunes, 23 De Noviembre Del 2020. Embajadora de México en Belice. Twitter @m_zamarripa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .