Política

La princesa Mako de Japón se casa con su novio plebeyo Kei Komuro en una ceremonia discreta

Japón | Por Junko Ogura CNN | lunes 26 octubre, 2021

Tokio (CNN) — La princesa Mako de Japón se casó con su novio plebeyo de la universidad, Kei Komuro, en una ceremonia discreta, que representa formalmente su salida de la familia real.

La pareja presentó su registro en la oficina del barrio local alrededor de las 10 am hora local del martes, según la Agencia de la Casa Imperial, renunciando a la pompa y las circunstancias habituales de la mayoría de las bodas reales.

Se espera que los recién casados se muden a la ciudad de Nueva York, donde Komuro trabaja en un bufete de abogados.

La ahora exprincesa Mako llega a un hotel de Tokio para un evento de prensa con Komuro después de registrar su matrimonio el martes.

El compromiso de la princesa Mako

Mako, quien cumplió 30 años el fin de semana, anunció su compromiso con Komuro hace cuatro años. Pero su unión ha estado plagada de años de controversia, desaprobación pública y frenesí de la prensa sensacionalista por un escándalo de dinero que involucra a la madre de Komuro.

En un esfuerzo por apaciguar a un público que lo desaprobaba, Mako rechazó un pago único de un millón de dólares del gobierno, al que tenía derecho como miembro de la realeza saliente.

Como sobrina del emperador, Mako no estaba en la línea del trono; la ley de sucesión masculina de Japón evita que eso suceda. Y según la ley japonesa, las mujeres miembros de la casa real deben renunciar a sus títulos y abandonar el palacio si se casan con un plebeyo.

Mako, que ya no será conocida como princesa, no es la primera mujer en dejar la familia real japonesa. La última integrante de la realeza en hacerlo fue su tía, Sayako, la única hija del emperador Akihito, cuando se casó con el urbanista Yoshiki Kuroda en 2005.

Retraso en la boda

La pareja había planeado casarse en 2018, pero su boda se retrasó. La familia Imperial dijo que la demora se debió a una «falta de preparación», pero otros sospechan que se debió a los informes de que la madre de Komuro no pagó US$ 36.000 que pidió prestados a su ex prometido.

Komuro impugnó el recuento, incluso publicó un comunicado de 28 páginas a principios de este año, indicando que su madre creía que el dinero era un regalo y que él pagaría para resolver la disputa. Pero los chismes de los tabloides ya se habían disparado para analizar cada aspecto de su familia y su vida.

Algunos japoneses no consideran que el hijo plebeyo de un padre soltero sea digno de una princesa; algunos informes de los medios incluso lo describieron como un buscador de oro indigno de confianza.

Los años de especulaciones y difamaciones le han pasado factura a Mako. A principios de este mes, el palacio reveló que sufre de un complejo trastorno de estrés postraumático (TEPT).

La princesa «se siente pesimista y le resulta difícil sentirse feliz debido al temor persistente de que su vida sea destruida», dijo el psiquiatra de la princesa Mako, Tsuyoshi Akiyama, director del Centro Médico NTT de Tokio, a los medios de la Agencia de la Casa Imperial.

Komuro se fue de Japón para estudiar derecho en Nueva York en 2018 y solo regresó en septiembre para la boda. Llegó a Japón luciendo el pelo largo atado en una cola de caballo, lo que provocó un frenesí mediático.

Kei Komuro llega al aeropuerto de Narita en la prefectura de Chiba el 27 de septiembre procedente de Estados Unidos.

Los tabloides publicaron fotos de la cola de caballo de Komuro, de 30 años, desde todos los ángulos, y algunos la compararon con el nudo superior de un samurái. En las redes sociales, algunos tuitearon su apoyo a su nueva apariencia, mientras que otros dijeron que no era adecuado para el novio de una novia real. Komuro se cortó la cola de caballo antes de la boda del martes.

Una vida tranquila y la comparación con Meghan y Harry

La retirada de la princesa Mako y Komuro del centro de atención real está siendo comparada con otra pareja famosa: Meghan Markle y el príncipe Harry.

El compromiso de Markle con el príncipe Harry provocó controversia cuando se anunció por primera vez en noviembre de 2017. Algunos creían que una actriz estadounidense divorciada birracial no tenía lugar en la familia real británica

Con el tiempo, la cobertura de los tabloides británicos sobre la pareja se volvió tan tóxica que Harry emitió un comunicado en noviembre de 2016, condenando la «ola de acoso» que Meghan tuvo que soportar. Finalmente, la pareja abandonó el barco, dejando a la familia real británica en enero de 2020.

Pero aunque la salida «dramática» de la princesa Mako de la familia real es comparable al «Megxit», el término usado para la partida de la pareja británica, las similitudes terminan allí, dijo Ken Ruoff, director del Centro de Estudios Japoneses de la Universidad Estatal de Portland.

«Los miembros de la familia real británica crecen entre una gran riqueza. Y también pasan mucho tiempo recaudando dinero directamente para muy diversas causas benéficas, así es como funciona. Entonces, cuando Harry y Meghan se fueron a Estados Unidos, contando varias historias sobre la familia real, lograron ganar millones y millones de dólares, mientras se envolvían en causas de izquierda para sentirse bien», dijo Ruoff.https://717206e438a6c8321b5fc1a513162a92.safeframe.googlesyndication.com/safeframe/1-0-38/html/container.html?n=0

«Yo diría que es casi imposible que Mako y su futuro esposo se comporten así después de casarse. De hecho, creo que lo que va a pasar es que simplemente van a desaparecer».

Contribuyeron Emiko Jozuka y Selina Wang de CNN.

Fuente: CNN

Categorías:Política

Etiquetado como:,

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.