Negocios

¿Por qué invertir en una franquicia?

ALA MAIS 70517-2Hay muchas razones que nos llevan a interesarnos en adquirir una franquicia, todas son válidas, pero cada una tiene pros y contras. En este artículo quiero explorar cada una de ellas.

Como autoempleo

Las estadísticas muestran que el nivel salarial tiende a bajar para la gerencia media, alta y las direcciones. A eso sumamos que a mayor edad, menor oportunidad de empleo. Los inversionistas que rebasan los 40 años ven en la franquicia una oportunidad para seguir generando ingresos. Los pros: que el franquiciatario va a estar la mayor parte del tiempo en el negocio y vigilará su inversión de cerca, estará involucrado en la operación, con los clientes y los empleados; los contras: es que las fluctuaciones del negocio pueden generar una crisis en la economía del franquiciatario, en la medida que su gasto corriente dependa de la utilidad que genera el negocio, éste podría ponerse en riesgo.

Hace algunos años tuve la oportunidad de ayudar a un franquiciatario que tenía unacuerpo sin 70517-3 sucursal de una muy buena marca en un land mark de la ciudad de México. Su nivel de gasto era considerable y aun cuando el negocio era rentable, no alcanzaba para cubrir su nivel de vida. El problema se generó cuando empezó a dejar de re-surtir su negocio y no podía atender la demanda de los clientes, pronto perdió la clientela, dejó de tener liquidez para pagar los gastos de operación y la empresa franquiciante lo amenazó con rescindirle el contrato. Finalmente pudo tomar un crédito para inyectar recursos al negocio, redujo sus gastos personales y en poco más de un año su franquicia retomó el ritmo de utilidades.

Mi recomendación es que antes de iniciar con la franquicia se tenga un capital suficiente para poder mantener el nivel de gasto aun cuando el negocio pase por un periodo difícil; que nunca se utilice el capital de trabajo del negocio para los gastos personales y en todo caso que se busquen fuente adicionales de ingreso para evitar que la inversión principal se ponga en riesgo.

Como inversionista de portafolio

mantenimiento preventivoAlgunos inversionistas ven a las franquicias como parte de su portafolio de negocios. Al mismo tiempo tienen negocios en distintos giros incluyendo la especulación en valores bursátiles. Al final lo que están buscando es el promedio de rendimiento que tiene su capital. Quienes piensan así, tienen confianza en sus habilidades financieras y de supervisión a “distancia”. Dos ingredientes básicos para que éste tipo de inversiones vean frutos.

Los pros que tiene éste tipo de inversiones es que piensan en el mediano y largo plazo, los ciclos del negocio no les causa mayor incomodidad y están revisando frecuentemente los indicadores de desempeño. Tienden a contratar a personal que supervise las operaciones del negocio a quien normalmente le delegan la mayor parte de la relación con la franquicia, el cliente y los empleados.

Los contras de éste tipo de inversiones son: al estar alejados de la operación, es muy fácil perder el control sobre la operación del día a día, lo que lleva a que los empleados (incluido el supervisor) lleguen a abusar de la confianza que se les dio; otro contra importante es la falta de especialización en un negocio, como el inversionista busca diversificar el riesgo, pone sus recursos en negocios de distintos mercados pero pocas veces será un experto. Algo que me llama la atención es que en la medida en que el franquiciatario se “enamora” de su negocio, éste tiende a ser más rentable. Un inversionista de portafolio puede desprenderse de un negocio con facilidad si es que no le da la rentabilidad que espera.

Como inversionista patrimonial

Quizá este es un punto medio entre el autoempleo y el inversionista de portafolio. Aquí el inversionista aun no deja su empleo y pone una franquicia para seguir incrementando su patrimonio para un día dedicarse exclusivamente a administrar sus negocios. El principal Pro que tiene es que el inversionista no depende de los ingresos de la franquicia para su gasto corriente, pero… el tiempo que le dedica es mucho menor que en los casos anteriores. Muchas veces estos negocios son supervisados y/o administrados por alguien de la familia (el esposo o la esposa) quien hace lo mejor que puede, aun cuando no sea su vocación. En el peor de los casos, el negocio se vuelve la caja chica, de donde salen los gastos pequeños de la familia: la comida con los amigos, el cine de los hijos o la compra de la despensa.

Mi consejo es que antes de tomar la decisión de hacer una inversión como ésta, se planee muy bien lo que va a hacer cada miembro de la familia y los controles que se llevarán. Si siempre se mantiene en mente que es un negocio, un proyecto familiar y el futuro de su patrimonio, será más fácil acatar las normas y ayudar a que se logren los objetivos.

En conclusión:

Cualquiera que sea tu situación como inversionista, siempre encontrarás pros y contras, ninguno determina el éxito o el fracaso del negocio; miles de ejemplos dan testimonio de que es posible convivir entre lo patrimonial, lo financiero y la familia. Sólo es cuestión de elegir el mejor modelo de negocio de acuerdo a tus objetivos, hacer un plan y seguirlo hasta lograr cumplir tus sueños.

Te deseo mucho éxito en tus inversiones.

Benjamín Bernal García

Director General de la Mejor franquicia

Categorías:Negocios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .