Proyecto económico 2023: Por Germán Palafox

Hermosillo, Sonora | jueves 15 de septiembre, 2022

Primera parte

El proyecto de presupuesto 2023 presentado este jueves 8 de septiembre ante la Cámara de Diputados, contempla un gasto total de 8,3 billones de pesos, un 11% más en términos reales que lo aprobado para el actual año 2022. Dicho proyecto se soporta bajo los principios de austeridad, eficiencia y racionalidad del gasto planteado por el presidente Andrés Manuel López Obrador desde el inicio de su gobierno.

No a la deuda externa

Contrario a los planteamientos de los modelos tradicionales y neoliberales, el proyecto de presupuesto no va a contratar deuda externa, ni se van a violentar los criterios de déficit fiscal.

Además la política fiscal busca preservar los parámetros de deuda pública/PIB en niveles menores a los del 2020, ya que en 2019 el parámetro llegó a 44.5 por ciento, pero en 2020 se disparó hasta 52.4 por ciento, debido al desplome de la economía a causa de la pandemia del Coronavirus.

En 2021 volvió a bajar a 49.9 por ciento, y se estima que este año cierre todavía un punto por abajo, en 48.9 por ciento. El Presupuesto para el 2023, si se cumplen todos sus supuestos, la ubica en 49.4 por ciento.

Si comparamos  este mismo parámetro con  Japón, la diferencia es abismal, ya que en 2021 en este país llegó a  257 por ciento; Estados Unidos mantiene un parámetro del 133 por ciento, en tanto que  España presenta un 120 por ciento en el mismo período.

La cifra que presenta México sigue siendo relativamente moderada si se compara con las proporciones que hay en otros países, y no pareciera poner en riesgo el grado de inversión de la deuda soberana de México.

La estrategia diseñada por el presidente López Obrador, de no endeudarse aun con la pandemia encima, ha sido reconocida a nivel mundial. Dado lo anterior, el gobierno federal mantendrá un enfoque estratégico y oportunista en el acceso a los mercados financieros internacionales.

El gobierno refrenda su compromiso con el uso cauteloso del endeudamiento en moneda extranjera.

No a los nuevos impuestos y al incremento de los mismos

Otro dato que sale de la lógica de los modelos tradicionales, y que es base central del paquete económico, es que no contempla nuevos impuestos ni incrementará los existentes.

El objetivo claro de esta medida es no afectar la economía familiar, impactada fuertemente por el fenómeno de la pandemia y los altos niveles de inflación.

Así, el gobierno asume el costo del incremento de casi todos los servicios que presta, afectados por la inflación, evitando que se afecte a las familias.

También busca contener la inflación con un programa antiinflacionario, en el cual sobresale el control del crecimiento de los precios de las gasolinas, que es el factor que más ha funcionado para ese objetivo.

El precio de la gasolina regular en México, la que mayormente conocemos como magna, se incrementó en 7.8 por ciento entre agosto de 2021 y el mismo mes de este año, mientras que en Estados Unidos, el incremento de los precios en dólares para ese tipo de combustible fue de 22.0 por ciento en el mismo periodo.

Es claro que los precios de las gasolinas en nuestro país han crecido mucho menos que en la mayoría de los otros países, y en particular menos que en Estados Unidos.

Una buena noticia es que el próximo año no habrá nuevos impuestos ni incremento en los precios de los servicios que ofrece el Estado.

Sí al crecimiento

El presupuesto federal para 2023 proyecta un crecimiento del 3 por ciento en el Producto Interno Bruto, por encima del estimado del 2.4 por ciento para este año. Es un presupuesto equilibrado, responsable y realista que impulsa la recuperación económica del país, anclando los niveles de gasto, asegurando la operatividad de la administración pública, y dirigiendo la mayoría de los recursos a los proyectos sustantivos en beneficio de la sociedad, con la enorme responsabilidad de promover el bienestar de la población y encausar el desarrollo económico nacional con programas sociales.

Esta expansión se centra en dos grande elementos:

Las nuevas cadenas de suministro o de valor  y los programas sociales e infraestructura implementas por el gobierno federal..

Las nuevas cadenas de valor

La economía de los Estados Unidos posiblemente presentará un proceso de desaceleración y no de recesión económica. Con datos recientes se muestra que tanto la inflación como las expectativas de inflación han disminuido, ya que el índice de precios al consumo se mantuvo estable entre junio y julio, y en agosto presentó una disminución.

Si la Reserva Federal no incrementa la tasa de interés, por la baja en la inflación, en este mes es muy probable que la desaceleración sea leve y centrada en el sector de la vivienda, sin afectar el comercio exterior del país vecino. En el comercio exterior, hoy podemos ver claramente algunas prácticas con las que se pueden optimizar las cadenas de suministros, entre ellas el nearshoring.

En este nuevo reacomodo de las cadenas globales de valor aparece un nuevo concepto denominado nearshoring, que es la estrategia de externalización por la que una empresa transfiere parte de su producción a terceros, que a pesar de ubicarse en otros países, están localizados en destinos cercanos y con una zona horaria semejante. Los problemas con las cadenas de suministros ocasionados por la COVID-19, donde buscaban proveedores en países lejanos con el objetivo reducir el costo, hoy se están reorientando a nuevas formas de cadenas de valor.

El objetivo del nearshoring es acercar los centros de producción tercerizada y solucionar los inconvenientes de las largas distancias y la diferencia de horarios entre los continentes, los cuales muchas veces perjudican a la cadena de suministros.

Otro término similar al nearshoring es el onshoring, el cual cumple la función de subcontratar la fabricación de productos o piezas a una instalación menos costosa dentro del mismo país. Los problemas con las cadenas de suministros ocasionados por la COVID-19 y nuestra proximidad con el mayor importador mundial, son algunos de los factores que favorecen el nearshoring en México. Uno de los factores que a nivel mundial ha afectado a la inflación es la interrupción de las cadenas globales de valor, así como la caída en la producción de bienes, como los automóviles, refacciones, suministros etc.

En la próxima entrega se abordará el segundo componente programas sociales e infraestructura,que muy probablemente dinamice la economía mexicana en el 2023.

Dr. Carlos Germán Palafox Mollyers.

Subsecretario de Egresos de la Secretaría de Hacienda del Estado de Sonora. Docente del Departamento de Economía de la Universidad de Sonora

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.